UN TOQUE ÉTNICO EN CASA

En esta nueva temporada hay una tendencia que no pasa inadvertida y que a mi personalmente me parece interesante, aunque realmente me gusta en un toque más sutil de lo que es realmente la tendencia en decoración y moda propone. Os estoy hablando del KILIM 




¿QUE ES KILIM?

Es un tejido hecho a mano en lana y/o algodón, en la que las fibras de la trama –parte vista– van cubriendo la urdimbre –hilos longitudinales que forman la base– por colores, de forma que cada tono se teje por separado. Uno de los lados cortos suele terminar en un fleco y el opuesto, en un borde tejido. Kílim es el término turco. En Irán es gelim; en Afganistán, kelim; palas en el Cáucaso; janbel en Marruecos...  



UNA CURIOSIDAD, Los kilims tienen su origen en las telas que las tribus nómadas asiáticas utilizaban para impermeabilizar el suelo de las tiendas, ya que al ser planas y compactas impedían el paso de la arena del desierto. Después, esta técnica de fabricación se extendió a objetos cotidianos como bolsas, alforjas, mantas... que requerían un material resistente al desgaste. 
Un tejido versátil que ahora usamos para todo tipo de productos, bolsos, botas, cojines.... 






SU DISEÑO Los dibujos suelen ser geométricos, y en vivos colores. Éstos pueden obtenerse por tintes sintéticos, pero las tinturas naturales –las tradicionales– producen un resultado más armonioso y con mayor número de matices, lo que revaloriza la pieza. 








SU CALIDAD Además de la complejidad del diseño, la determinan los tintes y colores, que deben mantenerse inalterables con los lavados o la exposición a la luz. ¿un pequeño truco para comprobar su calidad? Frota el kílim con un paño blanco húmedo, este debe seguir blanco. 


Es importante también la densidad del tejido: a mayor número de hilos, más calidad. Para comprobarlo observa que las fibras de la urdimbre –casi siempre blancas– no se vean y que, al estirar el tejido la parte tensa no se deforme fácilmente.
Una última comprobación... Sopesa el kílim: cuanto más liviano, mejor calidad. 

MI PROPUESTA KILIM... Para poner un punto étnico y de calidez en la decoración. Prueba a colocarlo sobre un pavimento blanco o con mobiliario de lineas industriales. El contraste es espectacular. 


















Que os parece, ¿Os apuntáis a tener un toque étnico en vuestra casa?

(Fotografías vía Pinterest) 





0 comentarios:

Publicar un comentario